Terapia de Pareja y Familia

El tratamiento de la conducta humana es un trabajo complejo, ya que cada individuo tiene su propia manera de pensar y de ver el mundo, lo que se complica aún más cuando decidimos compartir nuestra vida con otra persona y nuestras convicciones, expectativas e inquietudes chocan.


La terapia de pareja se fundamenta en la convicción real de dos personas, por mantener el vínculo que los une a pesar de las inevitables crisis que se producen en momentos de discrepancia, en ocasiones difíciles de manejar sin las herramientas adecuadas. La convivencia, los hijos, la familia, el trabajo, los amigos, el ocio, el sexo, etc, son cuestiones muy importantes compartidas entre los dos y encontrar un equilibrio para hacerles frente resulta fundamental.

Al igual que en la terapia de pareja, las crisis también se producen en el seno de la familia por el mismo motivo, la diferencia de opiniones y de maneras de ver las cosas. Una mezcla de tratamiento individual y colectivo resulta muy eficaz cuando las relaciones se deterioran y los conflictos se vuelven rutina con el paso del tiempo.
La familia es un vínculo de por vida, por ello resulta más saludable resolver cuanto antes los problemas para poder disfrutar de una convivencia feliz y en paz. Siempre se está a tiempo si se tienen ganas y un poco de comprensión por parte de todos.

 

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso.